ASILAH, visita de una encantadora medina artística  

Situado a unos 35 km al suroeste de Tánger, la visita al puerto de Asilah será una agradable excursión de 4 a 5 horas. Algunos buenos restaurantes permiten una parada para comer en el lugar o en el camino.

Se llega a Asilah por una carretera costera que discurre a lo largo del bosque “diplomático”, a su vez situado a lo largo de la costa con sus espectaculares y largas playas envilade.

Los monumentos megalíticos (Cromlech de Mzora) y los vestigios púnicos atestiguan la antigüedad y la prosperidad de los habitantes de esta región.

Ocupada por los árabes en el siglo VIII, Asilah era un pacífico puerto pesquero. Su destino cambió en 1471, cuando los portugueses desembarcaron allí para conquistar Tánger y la costa norte hasta Sebta. A partir de entonces, este acceso estratégico se transformó en una plaza portuaria fortificada, como se puede ver hoy en día.

La visita de la anciana medina de Asilah rodeada de sus torres y sus murallas portuguesas constituye un paseo muy agradable y pintoresco gracias a los excepcionales puntos de vista que ofrece y que harán las delicias de los fotógrafos, pero también gracias al encanto que emana, desde este pequeño pueblo lleno de luz, hasta las casas blancas a menudo decoradas con frescos murales muy coloreados, obra de pintores locales.

Asilah, durante el período turístico, es rica en tiendas de artesanía de calidad y galerías de arte . En agosto, la ciudad celebra “un moussem cultural”, uno de los festivales más famosos de Marruecos que atrae a muchos artistas.

 

Nuestras habitaciones