Descubra la ciudad azul “CHEFCHAOUEN”  

Desde Tánger, es posible hacer el viaje de ida y vuelta en el día saliendo entre las 9am y las 10am dependiendo de la temporada.

Hacia el sureste, el viaje de dos horas a Chefchauen nos permite primero descubrir la importancia de los nuevos suburbios de la ciudad con sus amplias avenidas, sus zonas francas e industriales. En un punto, a su izquierda, verá con asombro la plaza de toros, una de las pocas plazas de toros que se encuentran en África, construida por los españoles y que acogió su última corrida en 1962, tras una larga tradición taurina que se remonta a 1880.

Después de 50 km de atravesar la montañosa campiña marroquí, la carretera pasa cerca de TETOUAN, antigua capital de la región bajo el protectorado español. Luego se dirige hacia el sur por la ladera de la montaña en un valle cada vez más árido.

Situado a 600 m de altitud, CHEFCHAOUEN aparece como una mancha blanca en la ladera de la montaña. En cuanto entre, sentirá la autenticidad árabe andaluza conservada en las calles y casas de su antigua medina y casbah.

El color de las paredes en tonos azulados da al conjunto una nota pintoresca que, con la alternancia de luces, hace de este lugar un paraíso para los fotógrafos.

La ciudad, de más de 10 siglos de antigüedad, está colgada en las faldas de las montañas del Rif para defenderse mejor, una vez fue prohibida a los extranjeros. Aún conserva un carácter tradicional y exótico en su magnífico entorno montañoso. El sitio se conserva a pesar de una frecuentación turística cada vez más importante.

 

Nuestras habitaciones